Dan sentido adiós en el Dictus al doctor José Eduardo Valdez Holguín

Jesús Alberto Rubio

La comunidad que conforma al Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de esta casa de estudios (Dictus), lamenta profundamente la pérdida física de José Eduardo Valdez Holguín, distinguido profesor investigador, quien falleció a los 61 años de edad el pasado jueves en nuestra ciudad.

El ameritado docente fue jefe del Dictus entre noviembre de 2007 y el mismo mes de 2011, distinguiéndose siempre por una destacada trayectoria académica y de investigación durante 32 años en esta institución.

Como homenaje póstumo, un día después de su partida física, el pasado viernes a las 9:00 horas se le rindió una sentida ceremonia luctuosa y guardias de honor en la explanada principal del Dictus, ante la presencia de su esposa Zayra E. López e hijos, Mónica Alejandra, Melanie y Jesús Eduardo, además de los miembros de la planta docente y personal directivo y administrativo del propio Departamento.

Durante ese sentido acto, Marco Antonio López Torres, jefe del Dictus, expresó que sin duda alguna José Eduardo Valdez fue un compañero, amigo, padre y un gran investigador y que su lucha por la vida fue hasta el último momento, lo que da prueba de sus ganas por vivir.

“Todos somos viajeros en este mundo y lo mejor que podemos encontraren nuestros viajes es a un amigo honesto y un profesionista ejemplar, como, sin duda, siempre lo fue”, expresó.

Recordó que Valdez Holguín llegó a dirigir y participar en un número importante de proyectos de investigación, tanto a nivel nacional como internacional, muchos de ellos relacionados con el flujo de carbono en los océanos, lo que le llevó a convertirse en un referente en ese tema.

Fue Eduardo, reiteró, un magnífico formador de recurso humano en el Dictus como un profesionista totalmente capacitado en esa área, además de un enamorado de su carrera, trabajando siempre en la misma línea de investigación, lo cual le caracterizó, alcanzando los méritos suficientes para que su esfuerzo académico y científico fuera merecedor de importantes reconocimientos.

Es sin duda, sostuvo, una gran pérdida, ya que fueron muchos años de su compañía que será difícil superar su ausencia, aún con el paso de los años. “Siempre llevaremos tu recuerdo, Eduardo, aquí en el Departamento y en tu Universidad. Descansa en paz”, subrayó.

Un pilar académico

Eduardo Aguirre Hinojosa, presidente de la Academia de Ecosistemas Marinos y Costeros del departamento, dijo que José Eduardo Valdez trascendió por ser uno de los más destacados miembros de la esa comunidad científica a lo largo de su historia, siendo además un muy digno representante de los quehaceres universitarios.

Sus actividades de investigación y docencia, afirmó, lo convirtieron en uno de los pilares académicos del Dictus, la Licenciatura en Biología y el posgrado en Biociencias, evidenciado lo anterior por la formación de profesionales y posgraduados de alta calidad y su alto desempeño ante los exigentes indicadores que pesan sobre la actividad de los académicos.

Hacia el exterior, sostuvo, presentó con un muy alto perfil a la alma mater, su misión y sus valores, como lo demuestra su gran participación que tuvo en convenios interinstitucionales a nivel nacional e internacional en el ámbito de la ciencia y la discusión de políticas públicas relacionadas con la pesca y la acuacultura.

“Más allá de la sensible pérdida sufrida por su familia y amigos, que en realidad es lo que importa, nuestra institución pierde con su partida a uno de sus miembros más activos en el ámbito de la oceanología y la ecología marina. Extrañaremos su presencia y su trabajo”, dijo.

En la misma ceremonia también tomaron la palabra para recordar y enaltecer la memoria y contribuciones de Valdez Holguín, los docentes José Antonio López Elías, Raúl Gilberto Hazas Izquierdo, Nohemí Gámez Meza y Carlos Tamayo, estudiante del doctorado del posgrado en Biociencias.

José Eduardo Valdez Holguín perteneció al Sistema Nacional de Investigadores (SIN) nivel 1 y al Núcleo académico básico del posgrado en Biociencias del Dictus, donde impulso las especialidades que fueron su pasión: la biotecnología y sustentabilidad acuícolas.

Fue un destacado integrante de la Academia Ecosistemas Marinos y Costeros, además de las asociaciones Mexicana de Oceanólogos, y la de Investigadores del Mar de Cortés, A.C., donde dio gran impulso a las líneas de investigación sobre oceanografía y ecología marina. 
Las asignaturas que impartió con alta responsabilidad fueron Ecología, Oceanología, Manejo y Calidad del Agua, Biología, Ecología del Plancton, Ecología de Lagunas Costeras.

Recibió distinciones como investigador Nacional (SNI) Nivel I y reconocimiento Perfil Promep, teniendo la oportunidad de publicar en revistas nacionales y extranjeras alrededor de 42 trabajos de investigación arbitrados, así como el haber participado en más de 100 eventos científicos nacionales e internacionales.

José Eduardo nació el 8 de octubre de 1957 en Los Mochis, Sinaloa, y sus estudios de licenciatura los realizó en la Escuela Superior de Ciencias Marinas, de la Universidad Autónoma de Baja California, campus Ensenada; la Maestría en el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior (Cicese) de la misma ciudad e institución, en la que también concluyó su formación de doctor en Ciencias en Ecología Marina.

Descanse en paz.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *