Comparte el uso terapéutico y culinario de los aceites esenciales

Los aceites esenciales tienen un uso terapéutico y culinario y son utilizados por una gran cantidad de industrias como la farmacéutica, para realizar perfumes, confitería, refrescos, embutidos y hasta insecticidas, no sólo por su olor sino también por sus propiedades antibacterianas, explicó Lorena Bringas Alvarado, investigadora del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora (Dictus).

Bringas Alvarado, quien se especializa más en nutrición y acuacultura, admitió que al principio se sentía escéptica acerca de los aceites esenciales, cuando se enteró de sus beneficios, pero que ha profundizado en ellos para conocer cuáles son sus usos.

En el programa Alimentación: problema de nuestro tiempo, que se transmite por Radio Universidad, la investigadora explicó que son totalmente diferentes a lo que se conoce como aceites vegetales, y que generalmente son responsables de los olores característicos de las plantas y de las flores.

Durante la emisión indicó que se les atribuye una serie de efectos, incluso en la propia planta, protegiéndolos contra insectos y contra animales herbívoros, son de gran importancia en la polinización, y constituyen, por obvias razones, una especie de comunicación por su volatilidad y marcado olor.

Son volátiles, con mucha facilidad se convierten en vapores, y eso permite que tengan contacto directo con esas partículas, se utilizan en la aromaterapia es basado en la posibilidad de inhalarlos, de absorberlos, llegan a nuestra nariz.

Las fuentes principales de los aceites esenciales, dijo, son plantas como pinos, abetos, eucaliptos; asimismo, están en cítricos como limón, naranja, mandarina, lima; en plantas compuestas como la manzanilla, además en menta, lavanda, tomillo, romero, anís, hinojo, por mencionar algunas. “Están ampliamente distribuidos en diversas plantas y en diferentes partes de las plantas”, compartió.

En la industria alimentaria se han aprovechado mucho las propiedades de los aceites, ya que se usan para potenciar sabores o condimentar carnes preparadas, en especial en embutidos para protección antimicrobiana, y que el orégano y tomillo eso se están utilizando mucho para cuidar la inocuidad de los alimentos de una forma más sana.

La académica señaló que la aromaterapia o el uso terapéutico de estos aceites provenientes de flores y plantas, puede llegar a reforzar el bienestar físico y emocional de las personas, pero que como todo debe hacerse con moderación y acudir con personas especializadas para evitar ser estafados.

“El bulbo olfatorio recibe la señal y la traslada al hipotálamo, y eso hace que se liberen serotoninas y endorfinas y se asegura que haya los cambios para mejor estado de ánimo, de alivio”, mencionó.

Señaló que hay productos que hablan de promover “bienestar o curación”, pero hay que tener cuidado de dónde vienen, sobre todo en países como el nuestro que no hay una regulación muy clara, porque puede haber sólo un objetivo comercial; además de que hay algunos que tienen efectos sedantes y espasmolíticos; incluso, algunos pueden ser tóxicos.

“Hay un riesgo, como en todo, por ello se requiere prudencia y conocimientos científicos básicos”, declaró Lorena Bringas Alvarado. (AGG)


http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=26380

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *