Enfermedades asociadas a riesgos ambientales requieren una visión integral

La conceptualización y abordaje de las enfermedades asociadas a riesgos ambientales debe ampliarse y no sólo acotarlo a condiciones climatológicas o por contaminación; el ambiente también está integrado por factores económicos, políticos y sociales, señaló el docente e investigador Gerardo Álvarez Hernández.

El catedrático del Departamento de Medicina y Ciencias de la Salud indicó lo anterior durante su conferencia Las enfermedades asociadas al deterioro ambiental en Hermosillo, que impartió en la I Reunión de Investigadores en Salud Ambiental, realizada en la Universidad de Sonora.

“El ambiente nos expone e impone, desde que nacemos, a diferentes tipos de riesgos, y no son sólo de tipo biológicos o físicos; cuando hablamos de ambiente casi siempre pensamos en el calor, temperatura, humead, rayos solares y es correcto”, detalló el especialista en salud pública.

“Pero la definición de ambiente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un conjunto de factores no sólo biológicos y físicos, y también económicos, políticos, sociales, y el ambiente también se relaciona con las relaciones humanas en el hogar y el trabajo. Un ambiente positivo en tu hogar te protege, un ambiente social favorable ayuda a la salud, y pasa lo contrario cuando no lo hay”, explicó.

Álvarez Hernández mencionó que, según datos de la OMS, cada año mueren casi cinco millones de personas adultas debido a enfermedades asociadas al ambiente, y 1.7 millones de niños menores de cinco años mueren por el mismo factor; y éste impacta de forma desigual a las poblaciones, pues son los estratos sociales vulnerables los más afecta, precisó.

Cuando se habla de ambiente siempre se piensa en la contaminación, el polvo, el humo, la calidad del aire, el agua, “y es correcto, pero eso —la contaminación— es sólo un elemento nada más. El ambiente es todo el conjunto de factores biológicos, físicos, económicos, políticos sociales que interactúan con el humano y lo pone en peligro“, indicó.

Por ejemplo, el dengue y la rickettsia son enfermedades asociadas al ambiente, pues la presencia de los vectores –el mosco y la garrapata– responsables de transmitir y ocasionar dichas enfermedades al humano, se ve favorecida por el calor, humedad, condiciones de poca higiene e, incluso, la altitud de Hermosillo, y éstas son condiciones ambientales, citó.

Trabajar en un concepto integral del ambiente es una oportunidad importante para tener soluciones sistémicas a diversas enfermedades, y a la vez incluir la visión de otras disciplinas, no sólo la médica, subrayó. (LMA)


http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=24597

Enviar comentario