Participan docentes en curso de evaluación de la actividad biológica

Investigadores y estudiantes de la Universidad de Sonora participan en el curso Evaluación de la actividad biológica de compuestos sintéticos y naturales, el cual aborda información sobre técnicas y normatividad para la experimentación en animales con productos naturales. 
Luisa Alondra Rascón Valenzuela, investigadora adscrita a este curso y docente del Departamento de Ciencias Químico Biológicas, comentó que esta capacitación es impartida por los científicos Yanis Toledano Magaña y Juan Carlos García Ramos, del Centro de Nanociencias y Nanotecnología de la UNAM.

Abundó que en total son 27 docentes y estudiantes, de licenciatura o posgrado, quienes llevan el curso, tanto del Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos (Dipa), del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Dictus) y del Departamento de Ciencias Químico Biológicas, específicamente del Cuerpo Académico de Química Orgánica y Bioquímica.

Detalló que el personal del Dictus desarrolla investigación en recursos naturales pero también utilizan modelos in vivo e in vitro; en el caso del Dipa, tienen proyectos sobre formulación de alimentos y los tienen que probar en roedores, “y por parte del Cuerpo Académico de Química Orgánica y Bioquímica trabajamos en productos naturales aplicados contra la actividad cancerígena”, explicó.

En el caso de este último grupo de investigadores, destacó que una de las líneas de investigación es el desarrollo de una fase preclínica para evaluar y probar en roedores la actividad anticancerígena de algunas plantas. Para ello, se requiere saber cómo inducir un modelo de cáncer, cuáles son los modelos de cuidado, cuáles son los –modelos– más viables y cómo determinar mecanismos de acción, añadió.

El curso, subrayó, les brindará las herramientas paras determinar todo lo anterior y avanzar con el proyecto descrito, y reveló que actualmente tienen identificadas las sustancias con actividad anticancerígena de las plantas conocidas comúnmente como candelilla bronca y el wereke.

“Ahora se trata de ir a estudios de fase preclínica; es decir, avanzar un poco más en lo que es el desarrollo de un posible fármaco, y ahí se tienen que utilizar animales, hacer cálculos computacionales para ver qué tipo de animal vamos usar para la experimentación y para eso tenemos que saber cómo se cuidan, cuál es el mejor ensayo y el mejor protocolo”, mencionó. (LMA)


http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=24397

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *