Impartirán el curso taller Elaboración de Textos Académicos

Para desarrollar habilidades para crear obras académicas, gestionar su publicación y dar seguimiento a la edición, así como ofrecer herramientas para la evaluación de contenidos, la Universidad de Sonora será sede del curso taller Elaboración de Textos Académicos, programado para dar inicio el próximo viernes 19 de mayo en una de las salas de capacitación de la Dirección de Servicios Estudiantiles.

La actividad, que forma parte de la oferta de capacitación a cargo del Programa Institucional de Educación Continua de la Dirección de Vinculación y Difusión, estará a cargo de la instructora Mariana Lyubarets, coordinadora de Fomento Editorial de esta casa de estudios.

El curso taller abordará los temas Textos académicos: definición, características y clasificación; Proceso de elaboración de obras académicas, Organización de textos, Normas de presentación, Gestión de la publicación, Derechos de autor, Fases del proceso editorial, y El papel del autor-dictaminador-editor.

Mariana Lyubarets dijo que el enfoque principal será el libro, a través del cual describirá 15 diferentes textos académicos, abordando sus características de estilo, formato y estructura.

Reiteró que se buscará que los participantes desarrollen sus habilidades para elaborar, gestionar y dar seguimiento a la edición de obras en apoyo a los diversos programas académicos de educación superior, además de que adquieran las herramientas para la evaluación de textos y realización de proyectos editoriales.

Dio a conocer que durante el desarrollo de la capacitación desarrollarán manuales de prácticas, y al final, en equipos, proyectos de libros mediante asesorías personalizadas.

Lyubarets recordó que la publicación de obras y textos académicos es uno de los principales medios de la difusión del conocimiento, así como un indicador muy importante en los sistemas de evaluación del desempeño docente.

Señaló que los profesores también son evaluados por su producción escrita a través de libros o capítulos publicados, lo cual toma en cuenta el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para ingresar o permanecer en el Sistema Nacional de Investigadores, o participar en programas becarios.

El curso, que se dirigirá a 20 personas durante 30 horas –20 de ellas a través de sesiones presenciales’, se habrá de desarrollar los días viernes y sábados durante cuatro fines de semana.

Los viernes, dijo, se realizará de 17:00 a 20:00 horas, mientras que los sábados, de 9:00 a 14:00 horas, y mencionó que esta oferta de capacitación se encuentra dentro del catálogo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (JAR)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Crean estudiantes un nugget nutritivo para los niños

Un nugget de pollo adicionado con lentejas y verduras que proporciona mayor cantidad de proteínas, fibra y menos grasa, es el que desarrollaron estudiantes de Químico en Alimentos, proyecto con el que obtuvieron el tercer lugar en la pasada Muestra Estudiantil del Departamento de Ciencias Químico Biológicas.

Daphne Velázquez Jiménez, Martín Téllez Escobedo, Thania Marisol Esparza Espinoza y Ana Gabriela Osorio Quintero estuvieron como invitados en el programa A tiempo con la ciencia, que se transmite por Radio Universidad, para hablar de su producto.

En la emisión que produce el Departamento de Ciencias Químico Biológicas, los estudiantes señalaron que decidieron elaborar un nugget con verduras incluidas, utilizando lentejas como extensor y evaluar sus propiedades químicas y sensoriales.

Indicaron que la ventaja al incorporar una leguminosa, como las lentejas, es porque es una planta muy cultivada en todas las regiones templadas y que resulta muy fácil de cosechar, además es rica en energía, barata, de fácil conservación y combina con todo tipo de alimentos.

“Son una buena fuente de energía vegetal, almidón, calcio, hierro, magnesio, zinc y fósforo, entre muchos otros; también destaca la vitamina K y ácido fólico, los cuales son parámetros nutricionales relevantes, ya que nuestro producto está dirigido principalmente a niños”, mencionaron.

Los integrantes del equipo añadieron que el objetivo fue desarrollar este alimento para niños, porque les gusta mucho este tipo de comida rápida, que por lo regular no les aporta nutrientes, sólo energía.

Un punto importante, dijeron, es que al revisar estudios se dieron cuenta que estos productos a veces no contienen carne, es carne de otras especies o tienen más almidón que carne, por ello buscaron balancearlo añadiendo sólo pechuga de pollo, lentejas y otros vegetales, así como un recubrimiento especial que no absorbiera tanta grasa al momento de freírlo.

Al adicionar zanahoria, chícharo y elote, además de las lentejas, a un producto como los nuggets, consideran que pueden ayudar a cubrir las deficiencias que los productos de comida rápida presentan, resaltando que contienen un contenido de fibra soluble e insoluble que favorece el tránsito intestinal y ayuda a combatir el estreñimiento.

Como retos al desarrollar este nuevo producto, mencionaron el determinar las cantidades de los ingredientes para conservar la textura y sabor al que niños y adultos están acostumbrados y que para ello hicieron una evaluación sensorial, tanto con sus compañeros como externa, con niños de guarderías y hasta en asilos de ancianos para obtener resultados de una muestra más amplia, los cuales fueron muy favorables, indicaron.

Respecto al empacado, los estudiantes señalaron que utilizaron bolsas de plásticos aptas para el vacío, pero sin conservación al vacío para que no afectara el nugget, su textura y apariencia, ya que es un producto precocido.

El equipo de jóvenes destacó que para elaborar su producto se enfocaron en la calidad y el beneficio nutricional, pero que el proyecto puede continuar enfocándose aún más en empaque, determinar la vida de anaquel, así como realizar balance de costos o ganancias y que sea competitivo.

Por último, como recomendaciones al momento de comprar nuggets apuntaron el verificar que el producto no haya caducado, que esté en envases rotos, dañados o abiertos; leer las instrucciones de almacenamiento de los empaques, como el control de la temperatura. Y como punto que resaltaron, estuvo que hay que tomar en cuenta que la grasa contenida en la fórmula se suma a la que se añade al momento de cocinar el producto. (AGG)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Azul Marino a las 5:30 pm hora de Hermosillo

Estación Regional del Noroeste de la UNAM, Colegio de Oceanólogos de Sonora, a.c., y del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora.