Inicia II Coloquio de Biología Estructural con charla sobre estudios genómicos

Con la conferencia Áreas de oportunidad para la biología estructural a partir de la genómica de poblaciones mexicanas, hoy iniciaron las actividades académicas del II Coloquio de Biología Molecular, evento organizado conjuntamente entre la Universidad de Sonora y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

La bienvenida a ponentes y participantes de este evento estuvo a cargo de la jefa del Departamento de Ciencias Químico Biológicas de la alma mater, Adriana Garibay Escobar, quien destacó que sólo a través de la investigación es posible contribuir a la solución de los principales problemas de la sociedad, principalmente de salud.

La charla ofrecida ante estudiantes de licenciatura y posgrado, estuvo a cargo de Adrián Ochoa Leyva, del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien compartió aspectos del estudio que realizó enfocado a identificar la secuencia genética de la población indígena de México.

Recordó estudios similares hechos en 2009, y dijo que los mexicanos tienen un componente genético mitad amerindio y mitad europeo: “se tomaron muestras de diversas regiones del país, y se vio que el componente europeo, africano y asiático están presentes en la población mexicana y se encontró un nuevo componente: el amerindio”, apuntó.

“Entonces nos dimos cuenta que los mexicanos somos en su mayoría mitad amerindios y mitad europeos, con antecedentes africanos. Vino otro ’estudio’ más donde por microarreglos se analizaron ciertas posiciones del genomoa y se hizo un mapa de mayor calidad de los indígenas y se identificó la genética típica de cada región”, reveló.

Sin embargo, no existe en genoma completo de personas indígenas de México, “y cuál es la importancia de esto, hoy se hace genómica humana basada en que el 96% ’de la población’ tiene descendencia europea; es decir, todo lo que se hace en Europa y Estado Unidos no aplica para nosotros ’los mexicanos’ porque no tiene la variabilidad nuestra”, subrayó.

“La importancia de esto radica en que debemos entender la variación genómica nuestra para poder hace estrategias de salud y de medicina para la población mexicana, porque lo que existe únicamente está hecho para lo que mayormente hay en este mundo, que son europeos y asiáticos, pero justamente la población amerindia es la que está muy poco descrita”, añadió Ochoa Leyva.

Es por ello que el estudio que lidera está enfocado a estudiar el componente genético de 12 personas indígenas de los grupos tarahumara, tepehuanos, nahuas, totonacas, zapotecos y mayas, “y una de las cosas que vimos es que el componente africano, europeo y amerindio; aunque hay grupos como los zapotecas, que tienen componente mucho más europeo, mientras que los mayas tienen mucho más amerindio”, destacó, y básicamente vimos que tenemos diversas en el componente genético de las tribus indígenas. (LMA)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Enviar comentario