Investigan académicos en la URS el síndrome febril inespecífico

Académicos de la Unidad Regional Sur de la Universidad de Sonora desarrollan investigación sobre el síndrome febril inespecífico, síntoma que presentan algunos pacientes, y que es fácil de confundir con enfermedades tan comunes como una gripa o un cuadro gastrointestinal.

Norma Patricia Adán Bante, académica del campus Navojoa, habló del trabajo que realizan en el Laboratorio de Investigación en Zoonosis y Enfermedades Tropicales (Lizet), donde realizan estudios que permiten realizar diagnósticos preventivos y/o informativos sobre enfermedades a partir de los diferentes vectores de transmisión.

“El Lizet investiga un síntoma, el síndrome febril inespecífico, que es el síntoma clínico en el que algunas veces los pacientes presentan ciertas características que no permiten determinar al agente, la bacteria que está produciendo la enfermedad”, explicó.

Adán Bante habló de las espiroquetas treponemas, borrelias y leptospiras, bacterias que tienen forma de espiral y representan el objeto de estudio, pues producen el síndrome febril inespecífico.

De éstas, comentó que la más difícil de diagnosticar es la leptospira, pues es una gran imitadora de enfermedades y se puede confundir con una gripa o un cuadro gastrointestinal, o con enfermedades crónico degenerativas como la artritis, que se puede complicar con otros síntomas, como debilidad, cansancio, pereza, dolores y febrícula por las tardes.

“�Qué pasa con la leptospira? Pues no es fácilmente diagnosticada en un laboratorio con exámenes ordinarios de biometría hemática, general de orina, copro, por lo que se necesitan métodos de laboratorios muy específicos”, advirtió.

La investigadora dijo que en el Lizet realizan ese trabajo a petición específica de médicos, luego de que han hecho todos los estudios de gabinete para hacer su diagnóstico. “Si no encuentran qué causa la enfermedad después de todas las pruebas tradicionales de laboratorio, entonces se necesita otro tipo de pruebas”.

Dijo que la Universidad brinda este servicio a través de Lizet a solicitud específica, pues el contacto, a pesar de haber convenio de vinculación con la Secretaría de Salud, se realiza de manera directa con el médico tratante.

Asimismo, añadió que se cuenta con un equipo multidisciplinario en el que participan químicos y médicos con especialidad en medicina interna, además de alumnos tesistas de licenciatura, maestría y otros con especialidad en salud.

Adán Bante comentó que las bacterias están generando una capacidad asombrosa de sobrevivir, mutar, cambiar y, sobre todo, de adaptación a los cambios adversos del medio ambiente y del nicho en el que se encuentran, debido a los cambios de clima y al uso indiscriminado de antibióticos, pues “cuando uno no se los termina –los antibióticos–, las bacterias que sobreviven tienen la información de cómo evadir el medicamento y se vuelven más resistentes.

“Las enfermedades están cambiando, los diagnósticos están cambiando, y por ello hay que capacitar a los futuros profesionistas con la visión de ver más allá de un método tradicional”, apuntó. (BE)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *