Estudian el impacto de las microalgas que producen toxinas de tipo diarreico

Analizar algunos genes que están involucrados en el proceso de depuración de toxinas en los organismos, es uno de los principales puntos de estudio de Norma García Lagunas, quien realiza estudios de posgrado en el Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Dictus).
La investigadora fue entrevistada junto con José Antonio López Elías, investigador titular del Dictus, en el programa de radio “A tiempo con la ciencia” sobre los estudios de laboratorio que realizan en torno al impacto de las microalgas en los productos marinos, especialmente, moluscos bivalvos.”Yo voy a enfocarme a estudiar la ruta de destoxificación y sus compuestos; analizar algunos genes que están involucrados en el proceso de depuración de toxinas de los organismos”, comentó luego de señalar la importancia del estudio por el sistema de defensa que tienen contra los contaminantes de las microalgas en su hábitat.

Por su parte, López Elías resaltó la importancia del estudio por la expansión, desde 1970, de los cultivos de productos como el callo de hacha, las almejas y otros productos de extracción de alguna pesquería y, en especial, el ostión.

Destacaron que esta investigación va encaminada a estudiar precisamente el mecanismo de defensa de los moluscos bivalvos para no asimilar los contaminantes de las microalgas, pues hay que ver que éstas son el alimento natural de los organismos y cambian de acuerdo a las estaciones del año y a las condiciones del lugar.

Señaló que el florecimiento del fitoplancton es lo que afecta a los moluscos bivalvos por la calidad de éste que les contamina, ya sea de manera directa, como a los peces, a los que les pueden obstruir las branquias, o aminorar el nivel de oxígeno en lugares donde crecen en gran cantidad, provocando la mortandad masiva de estos productos marinos.

“Estas microalgas producen diferentes tipos de toxinas y van a actuar de diferente forma”, añadió García Lagunas, al señalar que éstas pueden ser paralizantes y/o diarreicas.

“Las primeras afectan células en el organismo que bloquean los canales de sodio y ocasionan una desregulación del organismo, y por eso sufren parálisis, y, en el caso de los humanos, la parálisis se da en las extremidades, y hasta pueden sufrir un paro respiratorio”, añadió, y precisó que esto ocurre con el consumo de moluscos con presencia de esa toxina.

La investigadora reiteró el porqué de la investigación, pues supone analizar el proceso que les permite tolerar a estos microorganismos, que pueden ser letales. “Es importante conocer no solamente las rutas que están siendo afectadas, sino también tratar de identificar algún gen que nos pueda servir como un marcador molecular para, en algún momento, poder dar con una detección rápida de estas toxinas”.

La entrevista se realizó en la emisión de hoy del programa “A tiempo con la ciencia”, que produce el Departamento de Ciencias Químico Biológicas, y es dirigido por Lucía Castellón los lunes a las 9:00 horas, en transmisión por Radio Universidad. (BE)


http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=22758

Enviar comentario