Recomiendan intensificar la limpieza al momento de preparar alimentos

Cualquier persona que vaya a preparar alimentos debe lavarse las manos y el antebrazo hasta el codo, recomendó Esther Orozco García, quien advirtió sobre la importancia de evitar la contaminación de los alimentos con el agua en los que se lavan, situación que ocurre muy frecuentemente sin saberlo.

La académica del Departamento de Ciencias Químico Biológicas habló sobre el agua y la preparación de los alimentos en una entrevista conjunta con la maestra Violeta Parra, en el programa de radio Alimentación: problema de nuestro tiempo.

Entrevistadas por el también docente Francisco Javier Parra, Orozco García dijo que lo primero es lavarse las manos por la palma y el dorso, además del brazo hasta la altura del codo con abundante jabón y agua, y secarse perfectamente con un pañuelo o una toalla seca y limpia.

Posteriormente, dijo, al proceder a la preparación de los alimentos, se deben lavar bien las verduras, y no sólo enjuagarlas. “Debemos considerar tallar la superficie y dejarlas perfectamente limpias en un lugar adecuado, pues si se deja al lado de otras verduras o ingredientes, como cualquier carne, se pueden contaminar”.

“La verdura no solamente se debe mojar en el agua, se debe tallar con algún aditamento que tenga uno por ahí en la cocinan y ponerlo en un lugar seguro, pues, de repente, lo que lavamos lo ponemos a un lado que puede estar más sucio que de donde venía. Hay que tener mucho cuidado de eso”, enfatizó.

Como ejemplo, señaló el repollo y la lechuga, y dijo que erróneamente lo picamos y luego lo lavamos, cuando esto sólo propicia exponerlos a mayor contaminación. “Debemos deshojarlos, lavar las hojas y, posteriormente, picarlos”.

Comentó que picarlo primero implica abrir canales, espacios donde están las células de los vegetales –aunque sean microscópicos’que se contaminan con el agua, y más si no está perfectamente potabilizada.

Por su parte, Violeta Parra reiteró la necesidad de cuidar que no se contaminen unos alimentos con otros al momento de prepararlos, pues hay que considerar que cada uno de éstos tiene sus propias cantidades de agua.

“Si manejamos una papa con carne –de pollo- por ejemplo–, éste tiene agua que se le sale y puede contaminar las verduras que ya hayamos lavado”, comentó, y agregó que lavar los alimentos con agua corriente de la llave es suficiente, aunque muchas personas prefieren hacerlo con agua purificada.

En este sentido, dijo que a la larga, el uso de agua purificada podría no ser tan bueno, pues al someter los alimentos a procesos muy estrictos de limpieza les elimina una gran cantidad de minerales esenciales para el organismo humano que, aquí en Hermosillo, son muy necesarios por el constante estado de sudoración de la gente a causa del calor.

“Hay que tener mucho cuidado. Podemos lavar los vegetales que vamos a usar, y en la misma tabla ponemos la carne, pero la carne empieza a liberar esa ’sanguacita’ que luego contamina lo que acabamos de lavar”, reiteró.

Las dos investigadoras y el conductor del programa hablaron previamente de la importancia del agua como componente principal de los seres vivos y como elemento esencial para todas las actividades cotidianas de la sociedad, así como de algunos de los tratamientos a la que es sometida para hacerla llegar a la gente para su consumo.

El programa Alimentación: problema de nuestro tiempo, se transmite por Radio Universidad los jueves a las 9:00 horas por el 107.5 de FM, y es una producción del Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos (DIPA) de esta casa de estudios. (BE)

Enviar comentario