Buscan cosechar agua de la niebla para consumo humano en el Noroeste de México

22704El cambio climático ha traído como consecuencia que algunos lugares tengan mayores problemas con la escasez de agua, por lo que es importante que se tengan opciones para mitigar de alguna manera el problema, afirmó Ana Laura Bautista Olivas, investigadora del Departamento de Agricultura y Ganadería (DAG) de la Universidad de Sonora, el pasado 17 de octubre en el auditorio Enrique Valle Flores del Departamento de Matemáticas.

Al participar en el 6to. Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático, que se desarrolló en la Universidad de Sonora los días 17 y 18 de octubre, la profesora investigadora del DAG expresó que se trata de rescatar tecnología de hace 5,000 años, utilizada por los nabateos, antiguo pueblo árabe que ya tiene toda una historia sobre cómo se puede manejar el recurso para poder obtener agua del aire.

En la conferencia Potencial para el aprovechamiento del agua atmosférica con fines de consumo humano en el Noroeste de México, Bautista Olivas comentó que “en el aire hay cierta cantidad de agua que podemos obtener si contamos con determinadas condiciones meteorológicas, como la presencia de niebla, necesaria para poder instalar el atrapanieblas, con el cual se obtienen las gotas de agua del ambiente.

Un atrapanieblas, dijo, “es un dispositivo de gran tamaño que tiene una malla, con un canal conector y un tanque donde se almacena el agua, este aparato se coloca a la intemperie y sólo va atrapando las gotas de agua que se generan ante la presencia de niebla”.

Tomando en cuenta que en otros países ya se ha hecho este tipo de investigaciones y se han instalados los dispositivos atrapanieblas, buscamos la factibilidad para llevarlo a cabo en México, comentó, identificando las comunidades rurales que sufren escasez de agua y ver si cumplen con las condiciones meteorológicas ideales para instalar este tipo de dispositivos.

Para ubicar esas localidades, “haremos uso del mapa digital del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para conocer las necesidades de agua en las comunidades, después analizaremos si las comunidades cumplen con las condiciones para instalar el dispositivo y, ya instalado, verificar que sea utilizada para el beneficio de la comunidad”, precisó Ana Laura Bautista.

La experta añadió que por los resultados de trabajos anteriores, “sabemos que es viable la instalación de atrapanieblas para el consumo humano, y a través de un neblinómetro, que es una malla que mide un metro cuadrado de aire, se determina la cantidad de agua que podemos recabar del ambiente, y aunque la literatura nos dice que es posible obtener de cuatro a cinco litros por día, es necesario corroborar esta información”.

Para finalizar, señaló que para el caso de Hermosillo no es posible considerar esa opción, ya que no se tienen las condiciones; sin embargo, hay otros puntos, como Yécora, donde se sabe que hay problemas de escasez de agua, sí cumple con las condiciones climáticas ideales para poner este tipo de dispositivos, y a la largo de la costa también, como en Las Guásimas y Los lobos, comunidades seris y yaquis donde se ha identificado que se pudieran instalar estos dispositivos para almacenar agua y usarse en beneficio de la comunidad”, concluyó. (CDM)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Enviar comentario