Destaca especialista avances en agricultura basada en innovación tecnológica y desarrollo biológico

El abordaje de fenómenos tecnocientíficos que impulsaron el agro en el norte de México, en particular sobre cómo se gestó una novedosa agricultura basada en innovaciones del desarrollo biológico, fue el tema central de la conferencia magistral que impartió Eva Rivas Sada, secretaria de la Asociación de Historia Económica del Norte de México (AHENM).

En su intervención en el inicio de la XI Semana de Historia Económica del Norte de México, evento que organiza el Departamento de Economía de esta casa de estudios, destacó los desarrollos tecnocientíficos de los espacios agrícolas y agroindustriales en el norte de México, e incluso sobre la agricultura científica en Norteamérica.

“Los avances científicos y tecnológicos al servicio del campo venía desde el siglo XIX, cuando estaba muy asociada a la idea del progreso, y las sociedades modernas empezaron a promover la investigación”, señaló la especialista en historia económica de México y temas relacionados con el desarrollo tecnológico y sus impactos en la economía regional.

La académica del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey hizo referencia a que ante la necesidad de desarrollar una agricultura científica y modernizar los procesos y equipos, se firmó en los años cuarenta el Programa Agrícola Mexicano, en colaboración con la Fundación Rockefeller.

“Mucho se ha dicho de la ’Revolución Verde’, que por supuesto fue un impacto muy importante que realizó la Fundación Rockefeller, en colaboración con la Secretaría de Agricultura de México, y con la cual se generó una serie de desarrollos tecnocientíficos alrededor de la semilla, lo que permitió un aumento de la productividad”, aseveró.

Agregó que Sonora fue uno de los espacios líderes en ese campo, pero cuestionó la historia oficial de esa revolución, ya que las contribuciones se basaron en los cimientos que se gestaron en las primeras décadas del siglo XX, donde, obviamente, el gobierno mexicano ya tenía una larga trayectoria de impulso a la investigación biológica y con avances muy relevantes, en los cuales la Fundación se asienta para dar el impulso a la semilla mejorada.

Es decir, abundó Rivas Sada, “deseo insistir en que el fitomejoramiento, el desarrollo de semillas híbridas, la resistencia a plagas o el estudio del chahuistle no nace a partir de los años cuarenta, sino que más bien arranca a principios de ese siglo, en los últimos años del Porfiriato”.

Emergencia de la agricultura científica

Respecto al tema de su conferencia, “Entre semillas e insectos: la emergencia de la agricultura científica”, Rivas Sada habló sobre la expansión de la frontera agrícola en Estados Unidos, el fuerte desarrollo de la agricultura comercial, la consolidación de amplias zonas especializadas en un solo cultivo y la introducción constante de variedades de insectos foráneas, señalando que la alteración dramática de las condiciones ecológicas locales fue un espacio ideal para su reproducción acelerada.

Citó el surgimiento de la entomología y de los estudios biológicos y agronómicos; el combate de plagas y la profesionalización de la ingeniería agronómica y de las ciencias biológicas a través de los servicios de extensión, y en cuanto a los límites de la investigación y el desarrollo tecnológico, la incapacidad de controlar la plaga “picudo del algodonero” mediante productos químicos, la necesidad de apostar a controles biológicos para combatirla y la búsqueda de semillas de maduración temprana y resistentes a agentes patógenos, además del desarrollo de semillas híbridas.

Eva Rivas Sada también tocó aspectos relevantes, como las bases de la revolución biológica, la agricultura científica, comercial y empresarial; la historia natural, el legado de las culturas mesoamericanas, la producción agrícola –desarrollo vegetativo y capacidad de controlar y manipular cultivos–, los impactos de las innovaciones ingenieriles XIX, los cambios en la concepción de la agricultura y la conformación de un nuevo campo científico multidisciplinario, entre otros. (JAR)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Enviar comentario