Buscan alternativas para control de plagas de suelo en espárragos

El Laboratorio de Fitopatología y Nematología del campus Caborca de la Universidad de Sonora dedica sus esfuerzos al estudio de plagas que afectan la producción del espárrago, a fin de identificar nuevas formas de combatirlas, pues se trata de un cultivo importante en esta región.

Al respecto, la docente e investigadora Yolanda Flores Lara, responsable de este laboratorio, resaltó la importancia del cultivo del espárrago en esta comarca. “Existen datos estadísticos de que en 1997 había cerca de 4,000 hectáreas de producción, y al 2015, el cultivo abarca 8,000”, reveló.

“El espárrago es un cultivo importante en la región, y como cualquier otro tiene sus factores limitantes en la producción: uno de ellos es la presencia de enfermedades, y estamos trabajando en tres líneas de investigación relacionadas con la problemática que tiene esta especie, como las plagas en el suelo y los hongos que afectan a la planta”, dijo.

Explicó que uno de los principales problemas es la de presencia de plaga en el suelo de cultivo, para lo cual “estamos trabajando con organismos llamados nematodos entomopatógenos, pequeños gusanos que viven en el suelo y que atacan a las plagas y sirven como controladores biológicos de plagas”, indicó.

Los nematodos son organismos vivos que se usan a nivel comercial para el control de plagas de suelo, y son vendidos por diversas compañías a nivel mundial, pero, como todo organismo vivo, éste primero debe adaptarse, y esa es una limitante, reconoció.

“Lo que nosotros estamos haciendo es tratar de identificar nematodos nativos de la región –de Caborca– para que se puedan aplicar aquí mismo contra plagas del mismo lugar, y que sean organismos ya adaptados” reveló.

Flores Lara reconoció que si bien es cierto que existe un control biológico establecido y con éxito, éste tiene muchas limitantes, es por ello que realizan un monitoreo a nivel regional y local en Caborca para encontrar qué nematodos se tienen presentes, a fin de evaluarlos como controladores biológicos.

Se trata de un proyecto que se ha desarrollado durante cuatro años, “y ya hay un nematodo identificado, propio de la región, y de ahí partió la necesidad de hacer más estudios. Se trata de la parte ecológica –para control de plagas– a fin de tener un menor uso de agroquímicos”, puntualizó.(LMA)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Enviar comentario