Analizan potencial medicinal de plantas endémicas del sur del estado

La región del valle del mayo se caracteriza por el uso medicinal de diversas plantas endémicas de la región, mismas que son estudiadas por investigadores de la Universidad de Sonora, a fin de encontrar compuestos que sirvan para el desarrollo de nuevos medicamentos contra el cáncer, diabetes y diversas infecciones.

Dichos trabajos se efectúan en el Laboratorio de Bioquímica y Toxicología del campus Navojoa, a cargo del docente e investigador Edgar Felipe Morán Palacio, quien señaló: “lo que hacemos es buscar nuevas alternativas para tratar diferentes enfermedades causadas por bacterias, hongos e, incluso, estamos en la búsqueda de compuestos anticancerígenos, antioxidantes y tratamiento de la diabetes”, reveló.

Recordó que estos trabajos científicos iniciaron en 2009, y desde entonces a la fecha han tenido buenos resultados en los estudios que se basan en plantas usadas por la medicina tradicional de la región, principalmente la etnia mayo, y que son reportadas para la cura o tratamiento de dolores estomacales o infecciones.

Entre las plantas estudiadas en el laboratorio están las llamadas comúnmente jutuki, mangle rojo, tatachinole y estafiate, de las cuales se ha probado su capacidad contra hongos y bacterias. “Son estas especies a las que mejor futuro les vemos… y son usadas normalmente como cataplasmas en las heridas o como té”.

“El uso de la medicina tradicional es indiscutible en todo el país, no sólo en Sonora, pero tenemos que aislar los compuestos que son agentes causales para curar, porque la planta entre sus compuestos produce otros que son tóxicos para el organismo”, advirtió, y además no es un solo compuesto el que tiene propiedades curativas, a veces son dos, y uno ayuda al otro, explicó.

Morán Palacio indicó que la siguiente etapa del proyecto de investigación es la identificación de las estructuras moleculares de las citadas plantas, ya que si se descubre que se trata de una estructura igual a la de un medicamento o compuesto medicinal que ya existe en el mercado, no tiene caso continuar con los estudios, explicó.

Encontrar una estructura molecular diferente a las ya existentes en el mercado farmacéutico, permitirá no sólo generar una patente, significará también una opción para elaboración de nuevos medicamentos. (LMA)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *