La familia de un niño con enfermedad celiaca debe sumarse al programa de alimentación

Aunque el 40% de la población presenta predisposición genética a padecer la enfermedad celiaca, sólo el 1% la llega a desarrollar, comentó el especialista en nutrición Rodrigo Cígala Robles, quien fue entrevistado en la emisión de este jueves del programa radiofónico “Alimentación: problema de nuestro tiempo”.

En el programa, que es producido por el Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos (DIPA) y transmitido por Radio Universidad, el licenciado en Ciencias Nutricionales dijo que, a pesar de la abundante información sobre la enfermedad celiaca en el internet es importante que ésta sea diagnosticada por un gastroenterólogo.

Entrevistado por el docente Francisco Javier Parra Vergara, Cígala Robles recordó que la enfermedad celiaca, asociada directamente al consumo de cereales por el alto contenido de gluten que presentan, ha sido diagnosticada desde la segunda guerra mundial, aun cuando hay antecedentes de su existencia desde principios de la era cristiana.

Explico que esta enfermedad se presenta cuando el sistema autoinmune del organismo rechaza sus propios agentes inmunológicos y los efectos pueden desencadenar en importantes trastornos en la persona.

“El gluten es una proteína que se encuentra, principalmente, en los cereales, como son el trigo, la cebada y el centeno, aunque es una gran cantidad de alimentos que lo contienen”, comentó, y dijo que luego del diagnóstico debe darse un claro seguimiento al caso, pues será necesario eliminar los alimentos con gluten de la dieta.

En el caso de la enfermedad celiaca en los niños, el especialista dijo que es importante dar puntual seguimiento a un plan específico de alimentación, al que deben sumarse todos los integrantes de la familia, pues para un niño será más difícil llevar una dieta cuando en todos los lugares donde se desarrolla la alimentación es libre.

“Debemos recordar que la alimentación es un acto social, y hay muchos alimentos comunes y/o típicos que no se pueden consumir por un celiático al que se le ha diagnosticado la enfermedad y se le tiene en seguimiento”, añadió al señalar que después de retirarle alimentos al enfermo, luego se le van incorporando otros para sustituir los que le afectan a su salud, y por eso es importante el seguimiento.

“Lo primero es quitar, luego poner algo que sustituya ese alimento, y lo difícil es que la nutrición humana está asociada con alimentos con contenido de gluten, y éste se tiene que sustituir de alguna manera por otro que le aporte las energías necesarias al cuerpo, pero además se deben evitar los alimentos de gran contenido graso”, apuntó.

Agregó que una persona con enfermedad celiaca puede presentar síntomas gastrointestinales, y otros extra intestinales, por lo que es difícil de diagnosticar y confundirse por ser diarreas crónicas, pero no frecuentes, y otros, como pueden ser talla baja en el crecimiento y/o también importante pérdida de peso, sobre todo en los niños. (BE)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Enviar comentario