Intoxicaciones por animales e insectos ponzoñosos son problema de salud pública

Las intoxicaciones por animales ponzoñosos ocupan del 15 al 18 lugar entre las principales causas de consulta médica en Sonora, siendo en este caso la picadura de alacrán la afección más común, seguido de las mordeduras de araña, reveló el docente investigador de la Universidad de Sonora, Gerardo Álvarez Hernández.

El especialista en epidemiología y salud pública, adscrito al Departamento de Medicina y Ciencias de la Salud de la alma máter, señaló que la mayoría de las intoxicaciones por animales ponzoñosos se pueden evitar manteniendo una adecuada higiene de patios y al interior del hogar, pues el alacrán busca lugares húmedos y oscuros para habitar.

La picadura de alacrán es la afección más común, de tal manera que en la entidad el sector salud registra al año de 4,500 a 5,000 casos, que son de las personas que acuden al médico, porque también hay quienes prefieren atenderse con remedios caseros, siendo el ajo el elemento más usado para contrarrestar el veneno del alacrán.

A lo anterior, dijo que no existe evidencia científica que compruebe la eficacia del ajo ni de cualquier otro remedio casero para contrarrestar la toxicidad del veneno por picadura de alacrán; motivo por el cual, recomendó acudir inmediatamente al servicio de salud para ser valorados por el médico en caso de sufrir la picadura de un alacrán.

Álvarez Hernández abundó que otra afección común en el caso de los insectos, es la mordedura de araña, siendo la llamada ’viuda negra’ y ’violinista’ las que mayor daño causan a la salud, y debido a la toxicidad de ambas y al riesgo que representan para la salud, se requiere soporte médico inmediato, subrayó.

Indicó que Sonora ocupa el segundo lugar a nivel nacional por casos de intoxicación por mordedura de araña y de estas dos, la conocida comúnmente como ’violinista’ o ’parda’ es la que posees una alta capacidad tóxica; sin embargo, se trata de una araña poco frecuente y descartó una epidemia de este tipo de araña.

Reveló que otra picadura de insecto común es la de abeja, pero cada organismo tiene una respuesta diferente, así como hay personas que no manifiestan ninguna afección hay quienes tienen una respuesta exagerada al mismo; de hecho, al año se presentan en Sonora alrededor de 4,900 picaduras de abeja.

Posteriormente le sigue la mordedura de serpiente, en 2015, en sistema de salud de nuestra entidad registró 77 casos por mordedura de serpiente venenosa, siendo la llamada ’coralillo’ la más común.

Álvarez Hernández puntualizó que este tipo de afecciones se pueden prevenir manteniendo una adecuada limpieza dentro del hogar, patios limpios, sin escombro ni maleza y con fumigación periódica por parte de personal especializado. (LMA)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *