Académicos del Campus Caborca investigan niveles de contaminación del aire

Conocer el nivel de contaminación ambiental que provocan los corrales de engorda, quema de basura y productos agrícolas –como el espárrago–; el humo que genera el movimiento vehicular, así también las aguas residuales, es el objetivo de un proyecto de investigación que desarrollan profesores del campus Caborca de la Universidad de Sonora.

Rafael Hernández León, responsable del proyecto, destacó que se trata de conocer, medir y evaluar los niveles de las principales afluentes de contribución, especialmente las que constituyen una fuente importante de emisión de contaminantes al aire, para compararlas con las normas de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), “y para ello –adelantó– se obtendrán muestras atmosféricas durante un año en los puntos estratégicos de la región, además de analizarse por cromatografía de gases”.

Hernández León dijo que el estudio se enfoca a la medición de los componentes que integran el nivel de contaminación del aire y conocer así el estado actual del ambiente y sus componentes críticos en un futuro cercano, con lo cual se puedan recomendar acciones preventivas para evitar daños a la salud.

El responsable del proyecto puntualizó en que como resultado de esa investigación se esperan obtener datos actualizados y confiables de los niveles contaminantes ambientales en la ciudad de Caborca, y de esa forma observar qué tan alejados se encuentran de las normas de Semarnat y cuál es de mayor peligrosidad para la salud de los habitantes.

Dio a conocer que en la investigación también participan Ramón Arturo Vega Robles, Jesús Martín Cadena Badilla, Jesús Ortega García, Dora Edith Valencia Rivera, Ramón Efraín Lugo Sepúlveda y Yessica Enciso Martínez, académicos de las áreas físico, matemáticas, ingeniería y ciencias químico biológicas.

Precisó que Lugo Sepúlveda es responsable de medir el nivel de los principales contaminantes en los corrales de engorda; Enciso Martínez, de las aguas residuales; Ortega García, de las minas de la región; Cadena Badilla, de partículas en el ambiente, y Vega Robles, de la radiación solar. A él, añadió, le correspondió evaluar la quema de basura municipal, productos agrícolas y humo vehicular.

“Existe seria preocupación entre la población sobre este problema ya que es en enero y febrero cuando por la incidencia de los contaminantes descritos se generan enfermedades y alergias, principalmente”, expresó.

Asimismo, mencionó a compuestos contaminantes, como el metano (CH4), monóxido de carbono (CO), bióxido de carbono (CO2), partículas menores a 10 micras (PM10), bióxido de nitrógeno (NO2), hidrocarburos (NMHC), y microorganismos bacteriológicos.

Por último, Rafael Hernández señaló que esa investigación nació a raíz de que la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas de Caborca, A.C., se acercó a la Unidad Regional Norte para solicitar apoyo mediante un estudio/investigación, para conocer los riesgos que se generan por la contaminación atmosférica. (JAR)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *