Especialistas del DIPA dan a conocer el uso correcto del horno de microondas

Leer con detenimiento las reglas de seguridad, instrucciones y advertencias para el mejor funcionamiento de los hornos de microondas, fue la primera recomendación que hicieron María Esther Orozco García y Norma Violeta Parra Vergara, académicas del Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos (DIPA) de la Universidad de Sonora.

Entrevistadas en el programa “Alimentación, problema de nuestro tiempo”, que produce el DIPA y que se transmite por Radio Universidad, señalaron que para una mejor cocción de los alimentos que se introducen a ese tipo de aparatos electrodomésticos, lo primero que debe hacerse es, precisamente, leer con detenimiento la guía que contiene todo equipo de esa naturaleza.

Las académicas del DIPA y coproductoras del mismo programa radial, reiteraron la necesidad de que se verifiquen las recomendaciones y reglas que establecen aquellas entidades que certifican su uso y, de esa forma, poder utilizarlo de manera segura.

“Este tipo de equipo es una herramienta que, usándolo de manera adecuada, es muy seguro; tiene la característica y la ventaja principal de su rapidez para calentar o descongelar una gran variedad de alimentos, siempre a una velocidad superior a la de un horno convencional”, señalaron.

Al abordar el tema “Uso correcto del horno de microondas”, Orozco García y Parra Vergara dieron a conocer una diversidad de recomendaciones orientadas al mejor uso de ese aparato, el cual advirtieron deberá siempre estar limpio para evitar la proliferación de bacterias dentro de él. “Si hay paredes sucias, las ondas rebotan fuerte y afectan los alimentos”, puntualizaron al conductor del programa, Francisco Javier Parra Vergara.

Otros consejos fueron no introducir recipientes metálicos o de aluminio porque provocan explosiones por la conversión de la conducción del calor, y puede descomponer al equipo. Incluso, citaron que se debe evitar introducir alguna vajilla con bordes metálicos o dorados; y se debe utilizar un plato recipiente para procesar los alimentos, picarlos y moverlos para ayudarles a que el calentamiento sea más homogéneo.

“Es importante cubrirlos con vidrio o plástico, de acuerdo a lo que indique la guía respecto a algún tipo de alimento; esto sirve para mantener jugosa la comida. También debemos tener especial cuidado al quitar el recipiente porque podríamos quemarnos con el vapor que ha quedado condensado”, puntualizaron.

Mencionaron que una vez retirada la comida del microondas, conviene dejarla reposar en su recipiente unos momentos, ya que la cocción continuará unos minutos más.

Consideraron que este tipo de aparato, bien utilizado, es un instrumento que puede servir de complemento al resto de electrodomésticos de los que se dispone en la cocina, y afirmaron que, al igual que los alimentos que se introducen a un horno convencional, en este tipo de aparatos no pierden su calidad nutricional. (JAR)

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Enviar comentario