Impulsan proyecto sustentable de restauración de la costa central del golfo del desierto sonorense

Impulsan proyecto sustentable de restauración de la costa central del golfo del desierto sonorense
18 de Abril de 2016

“Potencial de restauración ecológica y productiva de terrenos degradados en ecosistemas árido-salinos de la Subdivisión Costa Central del Golfo del Desierto Sonorense”, es el proyecto integral que impulsa la Academia de Desarrollo Sustentable del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora (Dictus).

Carlos Hugo Alcalá Gálvez, responsable del proyecto, dio a conocer que esa acción de investigación propone como fase inicial, durante un año, tener un inventario de esos terrenos para conformar un plan de manejo y actividades de desarrollo sustentable del recurso biológico de vegetación y fauna silvestre, principalmente vertebrados terrestres.

Planteó que el desarrollo sustentable exige acciones de conservación precisas y expeditas, tanto sobre las especies biológicas como sobre los ecosistemas de manera integral, lo cual se debe hacer en forma compatible con estrategias para manejo de los recursos naturales, de manera que aseguren un beneficio sostenido a la sociedad.

El reto, reiteró, es lograr coordinar actividades viables para generar el máximo beneficio en el aprovechamiento de recursos naturales y los servicios derivados de los ecosistemas, y al mismo tiempo, que se supervise la rehabilitación y protección de los procesos ecológicos y evolutivos de los recursos biológicos para así cumplir con compromisos reales de conservación.

La problemática específica de esa región, puntualizó Alcalá Gálvez, se debe al impacto de actividades tradicionales, como la agricultura y ganadería, donde se tiene una grave transformación de las comunidades vegetales e impacto sobre hábitat de un gran número de especies de fauna silvestre, así como el abatimiento de mantos acuíferos y la salinización de los suelos por los procesos del agua.

“Hubo un momento en que la agricultura no era rentable, y muchos terrenos fueron abandonados e, incluso, en los años noventas sobre las mismas áreas agrícolas hubo intentos por hacer una conversión productiva hacia actividades ganaderas y de pastoreo, por lo que también el impacto de la ganadería mermó gran cantidad de los recursos de esa región”, anotó el investigador.

Planteó que por ese motivo existe una imperante necesidad de recuperar económicamente esas áreas y motivar a los productores para tener ingresos mediante otras actividades alternativas sustentables que no sean de alto impacto ambiental, mediante un desarrollo integral sustentable, con objetivos, manejo y aprovechamiento bien definidos en un proyecto que inició el pasado 1 de noviembre y que habrá de realizarse en un periodo de diez a 15 años.

Acciones de sustentabilidad

Dio a conocer que sobre la zona de influencia de esa costa sonorense, unas dos millones de hectáreas, realizarán acciones de conservación para la diversidad biológica y recuperar los procesos ecológicos y evolutivos del ecosistema como una necesidad imperante para restaurarla.

Citó que en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas llevarán a cabo acciones de ecoturismo y educación ambiental, y establecerán jardines botánicos y un vivero con plantas nativas, tanto para regenerar los terrenos afectados, como para que los productores tengan la oportunidad de comercializar de esas plantas como ornatos para las ciudades.

Asimismo, trabajarán la conservación de cactáceas gigantes a través de un jardín botánico y un área natural protegida privada, además de establecer una unidad de manejo intensivo para recuperar las poblaciones de venado bura y borrego cimarrón, que a causa de la cacería ilegal, la primera especie está muy mermada y, la segunda, prácticamente ya no existe.

Indicó que, en igual forma, analizan la diversidad biológica de roedores, reptiles y, en general, de mamíferos y aves presentes en esa zona, y buscan apoyo para establecer rutas de senderismo para el ecoturismo y desarrollar áreas de campamentos y la creación de cabañas integradas a las condiciones del terreno con el menor impacto ambiental.

En este esfuerzo, destacó, tienen el respaldo de Marco Antonio López Torres, jefe del Dictus, así como la colaboración de su homólogo, Jesús López Elías, en el Departamento de Agricultura y Ganadería, además de los profesores Ramón Barraza Guardado, presidente de la citada Academia; Reyna Castillo Gámez, Hernán Celaya Michel, Edgar Rueda Puente y estudiantes tesistas de la carrera de Biología.

También se han coordinado con la Universidad de Arizona y prevén la posible participación de un especialista en reptiles del Colegio Comunitario de los Tohono O’odham, de Arizona. Incluso, invitarán a que se incorporen académicos de la Universidad Estatal de Sonora, precisó.

Mencionó que en esta fase inicial trabajan en los ranchos “San Nicolás”, ubicado alrededor del estero Santa Cruz, así como en “El Fresnillo”, donde, en el primero, sus productores están de acuerdo en que se haga una certificación de los terrenos como área natural protegida privada, con lo cual tendrán apoyo del gobierno federal para actividades de desarrollo sustentable, concluyó. (JAR)

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *