Realizan investigación sobre la circulación de las diferentes capas del océano

“El agua se mueve en la superficie y en el fondo, se mueve en diferentes capas del océano, y el origen del movimiento se atribuye a rozamientos de las mareas, del oleaje, del viento”, comentó Luis Felipe Navarro Oleache, del Instituto de Investigaciones Oceanológicas, de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Al participar como invitado en el programa radiofónico “Azul Marino”, el investigador abordó el tema “La circulación costera oceánica utilizando radares de alta frecuencia”, y dijo que medir una corriente en el mar parecería sencillo: colocamos un objeto en el agua, éste se va a desplazar y al desplazarse vamos a tener su posición a través del tiempo, así podremos calcular parámetros del movimiento de ese objeto, como su velocidad promedio, aceleración y la dirección del movimiento”.

Sin embargo, apuntó, no es tan sencillo, ya que el movimiento del océano es caótico, es turbulento: los objetos en el agua pueden moverse en la misma dirección, se pueden juntar, separar; incluso, pueden viajar en diferentes direcciones, señaló.

“Es muy difícil saber cómo se comportarán los objetos en la superficie, lo que sí conocemos es que la circulación de la corriente de California va de norte a sur, y que la corriente del Golfo de México va de este a oeste en lo general, pero en lo particular es complicado saber cómo se mueve la corriente del mar”, puntualizó Navarro Oleache.

Para eso, añadió, existen los métodos de radares, que son sistemas que usan ondas electromagnéticas para medir distancias, altitudes, direcciones y velocidades de objetos estáticos o móviles, como aeronaves, barcos, vehículos motorizados, formaciones meteorológicas, terrenos y, en este caso, para medir la corriente en el mar. “Su funcionamiento se basa en la emisión de un impulso de radio que se refleja en el objetivo, las ondas emitidas viajan a la velocidad de la luz, lo que les permite rebotar eficazmente en el blanco y poder obtener un retorno claro”, detalló.

Medir las corrientes tiene sus beneficios para conocer el flujo de agua que está pasando cerca de tu zona costera y la dirección. “Por ejemplo –puntualizó–, si vas a tirar larvas para una repoblación, o para tener sistemas de cultivo, con estas mediciones puedes saber hacia dónde viajarán esas larvas”.

También en aspectos de contaminación tiene muchas utilidades el conocer la circulación costera y la circulación oceánica, y entre sus múltiples ámbitos de aplicación se incluyen la meteorología, el control del tráfico aéreo y terrestre, y gran variedad de usos militares, estableció el investigador de la UABC.

Luis Felipe Navarro indicó que en la Universidad de Baja California ya tienen cuatro años midiendo velocidades. “Recientemente ganamos un proyecto muy grande, que consiste en la instalación de alrededor de 20 radares alrededor del Golfo de México para medir velocidades dentro del Golfo hasta Cuba y Estados Unidos, patrocinado por la Secretaría de Energía y Ecología, en el que participarán también las universidades del Golfo, como Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Mérida, entre otras”, concluyó.

El programa “Azul Marino”, producido por la Estación Noreste de Geología de la UNAM, el Colegio de Oceanógrafos de Sonora y la Academia de Ciencias del Mar del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora, es conducido por los académicos Manuel Grijalva Chon, Lourdes Juárez Romero y Amabel Ortega Rivera.

Se transmite todos los lunes, en punto de las 17:00 horas, a través del 107.5 de FM de Radio Universidad, y por la dirección de internet http: //www.radio.uson.mx/, y se puede contactar a través de Facebook como Azul Marino, o en el correo electrónico azulmarinoradio@gmail.com (CDM)


http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=19942

Enviar comentario