Estudian propiedades antibacterianas del orégano

El orégano, planta o especia que se ha utiliza para dar aroma y sabor a los alimentos, tiene además propiedades antibacterianas que ayudan a curar enfermedades como la listeriosis, aseguró Joel Said García Romo, estudiante del programa de Maestría del Posgrado en Ciencia y Tecnología de Alimentos, quien realiza una investigación al respecto.

Indicó que en la eterna lucha que tiene el ser humano de la preservación de los alimentos y la creación de antibióticos naturales, han nacido tecnologías emergentes que día con día demuestran que son la mejor opción, pues no dañan el medio ambiente y no son tan agresivas con el organismo.

El estudiante del Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos fue entrevistado en el programa de radio “Alimentación, problema de nuestro tiempo”, que se transmite por Radio Universidad, para hablar de este estudio que lleva a cabo para titularse del programa de maestría.

Dijo que el abuso de antibióticos ha incidido en la resistencia de bacterias que provocan enfermedades porque están en constante mutación y se buscan alternativas debido a que ya no surten el efecto deseado. Por ello se han tenido que elevar las concentraciones o las dosis en los pacientes y llega el momento que el uso constante es nulo contra estas bacterias.

Al hablar de la actividad antibacteriana del orégano sobre enfermedades trasmitidas por alimentos, el caso de la listeriosis, el estudiante explicó que este padecimiento es provocado por la bacteria listeria monocytogenes, que se encuentra en suelos, aguas residuales y principalmente en una gran variedad de productos alimenticios como carnes y lácteos, verduras, quesos y su ingestión es un peligro para la salud humana porque causa abortos, así como meningitis, encefalitis y septicemia.

“La bacteria resiste mucho las temperaturas como cocción y refrigeración entonces es muy difícil contrarrestar el efecto que se tiene, no se mata fácilmente. Al ingresar al organismo es muy difícil que el sistema inmune pueda contrarrestar la infección que nos va a causar. No son muchos los que contraen la enfermedad, pero una vez que se adquiere, una tercera parte de los infestados muere”, declaró.

García Romo añadió que hasta el momento ha tenido buenos resultados en el laboratorio, donde cultiva la bacteria para probar los diferentes compuestos del orégano y cómo actúan en ella y hace comparativos con los antibióticos. “Con técnicas específicas separamos los compuestos del orégano y nos vamos a quedar con los extractos que nos dan mayor actividad contra la enfermedad”.

La intención, reveló, es sintetizar estos compuestos para utilizarlos de diversas formas, incluso como agua aromática (una infusión parecida al té), que ayude a eliminar la bacteria, y probar que el simple hecho de que se consuma sea la medicina para contrarrestar enfermedades o utilizar el orégano como conservador natural para preservar la comida.

Aseguró que en estudios de aguas aromáticas obtenidas de diferentes plantas se han presentado resultados muy motivadores como su actividad antibacteriana, reportando una inhibición total de la bacteria en los vegetales, al utilizar tratamientos de lavados con las aguas aromáticas de orégano. (AGG).

 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN
Preguntas, comentarios o dudas

Enviar comentario